Descubre el poder de una rutina de reflexión y planificación semanal

 

Vivir una vida desordenada, nos quita energía. 

¿Sabes qué es lo que tienen en común las personas más productivas? Rutinas contemplativas para parar, analizar el contexto y analizar que hacer de forma diferente.

En estos últimos años he incorporado el hábito de bloquearme un espacio semanal con el objetivo de reflexionar y planificar. En ese hueco reviso el avance de mis objetivos, prioridades y reflexiono en relación a:

 

            -Aquello que ha ido bien ¡Y me doy un homenaje!

            -Aquello inesperado que me ha sucedido y sus posibles conexiones

            -Aquello que podría haber ido mejor

            -Aquello que aprendí o descubrí

           

Y luego planifico la semana siguiente:

 

            -Qué voy a continuar haciendo

            -Qué voy empezar a hacer

            -Qué voy a hacer diferente

            -Qué voy a dejar de hacer

 

Reflexionar y planificar es hábito que me ayuda asegurar que voy avanzando en línea con mis metas profesionales y personales. ¡Y lo interesante es que además genera endorfinas,   porque pones en valor todo el camino recorrido!

 

Por último, el centrarme en la planificación de la semana siguiente con el aprendizaje de lo sucedido en la semana anterior me genera sensación de control y me hace ganar eficiencia y productividad.

           

Cuéntame ¿Cuánto tiempo dedicas al mes a reflexionar y planificar?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *